¿Qué es la prorrata del IVA y a quién afecta? 

Publicado 3 octubre 2023 | Actualizado 3 octubre 2023 | 0 Comentarios

En este post te explicamos qué es eso de la prorrata del IVA y a quién afecta. Como su propio nombre indica, la prorrata es una proporción, que se aplica a los contribuyentes que realizan a la vez operaciones “normales”, sujetas y no exentas, en las que repercuten IVA, y otras exentas, en las que no se repercute IVA y que, por tanto, impiden que se deduzca el IVA correspondiente. 

prorrata iva

¿Todas las operaciones exentas obligan a aplicar la prorrata? 

No, en absoluto, no todas las operaciones exentas obligan a aplicar la prorrata. Hay que excluir de este efecto las operaciones de comercio exterior. Si el contribuyente hace exportaciones o envía mercancías a otros Estados de la Unión Europea por ventas a otros sujetos pasivos (entregas intracomunitarias), no está obligado a aplicar la prorrata, ya que se trata de exenciones plenas, que no limitan el derecho a deducir. 

Entonces la prorrata solo será aplicable en sectores muy específicos, como la enseñanza o la salud, que están exentos, ¿es así? 

Ciertamente, en esos sectores, cuyas operaciones están mayoritariamente exentas, aplican la regla de prorrata. No hay nada de nuevo en ello. 

Ocurre que hay otras actividades, más generalizadas, que también están exentas y limitan el derecho a la deducción, en particular, los arrendamientos para uso residencial (artículo 20.uno.23º de la Ley del IVA). Cualquier contribuyente que realice simultáneamente arrendamientos exentos y otras entregas de bienes o prestaciones que no lo estén, como podrían ser otros arrendamientos inmobiliarios, deberá aplicar la regla de prorrata para determinar su IVA deducible. 

¿Y en qué consiste la prorrata? 

La prorrata es la proporción en la que se encuentran las operaciones que generan el derecho a la deducción con respecto al total de las operaciones realizadas por el sujeto pasivo. 

Es importante añadir que, una vez hay que aplicar la prorrata para determinar el IVA deducible, no se puede acudir a otros procedimientos o sistemas. Por ejemplo, un contribuyente que arrienda inmuebles, tiene que determinar su IVA deducible por este régimen, sin que sea posible usar parámetros distintos, como podría ser la superficie dedicada a uno u otro fin o el valor respectivo de los inmuebles arrendados. 

¿Con alguna excepción? 

Excepciones hay, como en toda norma que se precie. Las principales son el propio IVA, para no distorsionar el cálculo, las ventas de bienes de inversión y las operaciones inmobiliarias o financieras no habituales (artículo 104.tres de la Ley del IVA). Todas estas es como si no existieran a estos efectos. 

En particular, son importantes las financieras, que únicamente se excluyen cuando son no habituales. En otro caso, si los ingresos financieros de la empresa son habituales, se puede ver obligada a considerarlos y, con ello, ver limitado su derecho a la deducción. Teniendo en cuenta lo indeterminado del concepto, no es de extrañar que se trate de un área de controversia importante con la administración tributaria. 

Se habla también de prorrata general y prorrata especial, ¿eso en qué consiste? 

La prorrata general es la que ya hemos explicado. La prorrata especial es un sistema de deducción más exacto, en el que se hace un seguimiento específico del uso de los bienes o servicios adquiridos, de forma que, si se utilizan en operaciones que habilitan el derecho a la deducción, el IVA soportado es deducible al completo, en otro caso, no hay deducción posible y únicamente para los de uso mixto se acude a la prorrata general, que ya hemos explicado. 

Para aplicar la prorrata especial hay que optar por ella al inicio de la actividad o a final de año, con la buena noticia de que en este caso tiene efecto retroactivo a todo el año natural. También puede resultar obligatoria, en caso de que el IVA deducible en prorrata general supere al que resultaría de la prorrata especial en más de un 10%. 

¿Alguna cuestión adicional? 

Un par de ellas: la primera es que si el contribuyente desarrolla actividades distintas con regímenes de deducción sustancialmente diferentes, hay que individualizar la deducción por sectores, es lo que se llama sectores diferenciados de la actividad; la segunda es el tratamiento de los bienes de inversión, del que hablaremos otro día. 

Autor: Equipo de redactores de Asesor Excelente.

Texto revisado por D. Francisco Javier Sánchez Gallardo. Economista, Doctor en Derecho, Inspector de Hacienda del Estado, Consejero de Finanzas de España en Brasil, Ex-Vocal del Tribunal Económico-Administrativo Central, Ex-Socio de KPMG y Ex-Subdirector General de IVA de la Dirección General de Tributos.

Si consideras que nuestro contenido es inexacto, dudoso o está desactualizado, puedes contactar con nosotros para realizar las correcciones necesarias.

¡Haz clic para puntuar este contenido!
(Votos: 1 Promedio: 5)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *