Los artículos 305 y 305 bis del Código Penal, aprobado por Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembretipifican el delito de defraudación tributaria, en su modalidad básica y agravada, respectivamente.

En España, el delito fiscal se produce cuando se elude el pago de tributos o se obtiene indebidamente devoluciones en cuantía superior a 120.000 € y siempre que en la conducta del contribuyente exista ánimo de defraudar, dado que es un delito exclusivamente doloso, no siendo posible su comisión de forma imprudente o por negligencia.

Una vez consumado el delito, y a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de otros tipos penales, es posible la regularización voluntaria de la situación tributaria en los términos previstos por los artículos 305.4 del Código Penal y 252 de la Ley 58/2003 General Tributaria.

 

Requisitos exigidos para entender regularizada la situación

 

De los preceptos referidos, se desprenden los siguientes requisitos para poder regularizar la situación tras la previa comisión de un delito fiscal:

  • Presentación de declaración completa y veraz, no siendo admisibles declaraciones parciales que se limiten a dejar la deuda defraudada pendiente por debajo del mínimo punible de 120.000 euros, ni aquellas declaraciones complementarias que oculten datos o información.
  • Presentación espontánea, dado que la declaración debe presentarse antes de que se notifique por la Administración tributaria el inicio de actuaciones de comprobación sobre esas deudas o, en caso de que tales actuaciones no se hayan producido, antes de que se interponga querella o denuncia por el Fiscal o el representante procesal de la Administración, o se tenga conocimiento formal de la iniciación de diligencias por el Ministerio Fiscal o el Juez de Instrucción.
  • Pago completo de la deuda tributaria, y no solamente de la cuota tributaria.

 

Efectos de la regularización

 

Cumplidos los requisitos señalados, desaparece la ilicitud de la conducta inicialmente realizada, y además tampoco se le podrá castigar por las posibles irregularidades contables u otras falsedades instrumentales que, exclusivamente en relación a la deuda tributaria objeto de regularización, el mismo pudiera haber cometido con carácter previo a la regularización de su situación tributaria.

¡Haz clic para puntuar este contenido!
(Votos: 0 Promedio: 0)