En el IVA, los regalos no salen gratis

Publicado 14 diciembre 2022 | Actualizado 12 julio 2023 | 2 Comentarios

¿Qué quiere decir eso?

Pues que el IVA soportado por los bienes o servicios que se adquieren para ser entregados como atenciones a clientes, asalariados o terceras personas no es deducible. Es lo que dice el artículo 96.uno.5º de la Ley del IVA. Vamos, que en las fechas que estamos, si compramos unas botellas de vino o unas cestas de Navidad para regalárselas a los clientes o empleados, el IVA soportado por ellas no se puede deducir, es mayor gasto.

En buena lógica, cuando luego se hace el regalo este no tributa. Así lo dice el artículo 7.7º de la misma Ley del IVA, evitando así la doble imposición que, de otro modo, se podría producir.

¿Pero los gastos por atenciones a clientes no eran deducibles?

En el Impuesto sobre Sociedades sí, como así establece el artículo 15.e) de la Ley 27/2014, del IS. Esto, sin embargo, no se aplica en el IVA, que sigue, como es lógico, su propia normativa reguladora.

¿Hay excepciones?

Como casi siempre ocurre. Esta restricción en el derecho a la deducción no es aplicable a las entregas de muestras comerciales (artículo 7.2º de la Ley del IVA) o de objetos publicitarios no sujetos (artículo 7.4º, en los que ha de constar de forma indeleble el nombre o marca del empresario y no superar el valor de 200 euros), a los bienes y servicios adquiridos para ser entregados a título oneroso que luego se entregan gratuitamente (sin perjuicio del autoconsumo gravado que, en este caso, sí se producirá), a los bienes no aptos para el consumo privado (uso industrial, comercial, agrario, clínico o científico), ni a los servicios de desplazamiento, viajes, hostelería o restauración cuando el gasto es deducible en el IRPF o el IS.

¿Esto es compatible con la Directiva del IVA?

El Tribunal Supremo entiende que sí (entre otras, sentencia 6 de octubre de 2021, Rec. 4337/2020), por lo que salvo que alguien convenza a algún otro tribunal a elevar una cuestión prejudicial -el Supremo entiende que no es pertinente- o a la Comisión para que denuncie a España ante el Tribunal Europeo, habrá que entender que así es.

Y a todo esto, ¿qué es un regalo?

Aquello que se ofrece gratuitamente, sin precio.

El vino o la cesta de Navidad que se entrega a clientes o asalariados en estas fechas se puede considerar claramente así (por más que a los clientes se les vendan otras cosas o con los empleados haya una relación laboral).

En otros supuestos, la apreciación es más compleja, especialmente cuando se entregan conjuntamente cosas con precio y otras que se ofrecen como regalos u obsequios. En tal caso, se califica como regalo lo que se entrega como tal, de forma que si se renuncia al mismo no se reduce el precio de la operación onerosa (el típico cuchillo jamonero que se regala con el jamón). Como matiz, si lo que se entrega gratuitamente es más producto del que se comercializa habitualmente (el típico tres por el precio de dos), no se entiende que exista un regalo y, por tanto, no se aplica esta restricción.

Autor: Equipo de redactores de Asesor Excelente.

Texto revisado por D. Francisco Javier Sánchez Gallardo. Economista, Doctor en Derecho, Inspector de Hacienda del Estado, Consejero de Finanzas de España en Brasil, Ex-Vocal del Tribunal Económico-Administrativo Central, Ex-Socio de KPMG y Ex-Subdirector General de IVA de la Dirección General de Tributos.

Si consideras que nuestro contenido es inexacto, dudoso o está desactualizado, puedes contactar con nosotros para realizar las correcciones necesarias.

¡Haz clic para puntuar este contenido!
(Votos: 2 Promedio: 4)

2 Comentarios

  1. Daniel

    Entonces, si una empresa me regala un objeto a cambio de hacer una reseña del mismo en la web de esa empresa, de la cual soy comprador habitual de por sí, pero no tengo relación alguna otra… Tengo que pagar el IVA de alguna forma? pagarlo a hacienda yo? o esto solo es para empresas y pymes o autónomos?

    Responder
    • Asesor Excelente

      Hola Daniel. Gracias por tu comentario.

      Entendemos que en este caso que comentas no tendrías que pagar el IVA. De todas formas, para mayor seguridad, te aconsejamos que consultes con un asesor fiscal. Puedes encontrar uno en nuestro Buscador de Asesorías, si lo necesitas.

      Un saludo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *