Arrendamiento de una finca rústica: ¿arrendamiento de un bien o de un negocio?

Publicado 27 septiembre 2023 | Actualizado 14 febrero 2024 | 0 Comentarios

En un artículo anterior analizamos la tributación en IVA del arrendamiento de terrenos para la caza, lo que constituye, tanto para la Dirección General de Tributos como para el Tribunal Supremo, una operación sujeta y no exenta del impuesto, al quedar fuera del ámbito de aplicación de la exención del artículo 20.Uno.23º, letra a), de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.

El precepto referido regula la exención en IVA de los arrendamientos de terrenos, incluidas las construcciones inmobiliarias de carácter agrario utilizadas para la explotación de una finca rústica.

Pues bien, en el presente artículo, vamos a analizar la Consulta Vinculante CV0279-23, en la que la Dirección General de Tributos estudia un supuesto, en el que el titular de una explotación de ganadería caprina, que desarrolla en una finca rústica de su propiedad, se plantea su arrendamiento a una entidad mercantil que continuaría con la actividad.

En concreto, la cesión en arrendamiento de la explotación ganadera caprina incluiría, además de la finca rústica, las naves existentes en la misma y la maquinaria para el ordeño.

arrendamiento finca rustica

Criterio de la DGT

En respuesta a la cuestión planteada, la Dirección General de Tributos recuerda que la exención establecida en el artículo 20, apartado uno, número 23º de la LIVA, en los supuestos del arrendamiento de una finca rústica, solamente opera respecto del terreno y las construcciones.

Por tanto, cualquier arrendamiento de una finca rústica en el que conjuntamente con el terreno y las construcciones inmobiliarias de carácter agrario necesarias para la explotación de la finca, se arriendan otros elementos necesarios para el desarrollo de la explotación como, por ejemplo, los elementos de riego, la maquinaria agrícola o los aperos, ya no resulta aplicable la exención porque lo que subyace es el arrendamiento de un negocio, constituyendo una operación sujeta y no exenta del impuesto.

De esta forma, en cada caso concreto será necesario determinar si la operación se refiere al arrendamiento de un bien (o un conjunto de bienes) o al arrendamiento de un negocio.

Caso concreto de la consulta

En el supuesto objeto de consulta, el objeto de la cesión parece no limitarse a las fincas rústicas con ciertos elementos accesorios, como las naves situadas en la finca rústica, sino que incluye además la maquinaria necesaria para el ordeño de los animales.

En consecuencia, para la DGT no nos encontramos ante un simple alquiler de un terreno y unos meros elementos auxiliares, sino que el conjunto arrendado incluye ya una actividad ganadera que venía desarrollando el arrendador y que el arrendatario va a mantener y a desarrollar precisamente con los elementos objetos de cesión, por lo estamos ante un arrendamiento de negocio. Por ello, la operación se encuentra sujeta y no exenta al Impuesto sobre el Valor Añadido al tipo impositivo general, es decir, al 21 por ciento.

Autor: Equipo de redactores de Asesor Excelente.

Texto revisado por Dña. Victoria Palomo. Inspectora de Hacienda del Estado. Asesora de la Unidad Central de Coordinación de delitos. Agencia Estatal de la Administración Tributaria.

Si consideras que nuestro contenido es inexacto, dudoso o está desactualizado, puedes contactar con nosotros para realizar las correcciones necesarias.

¡Haz clic para puntuar este contenido!
(Votos: 0 Promedio: 0)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *