Vamos a explicar en detalle una situación que suele ser muy común y es posible que usted se encuentre en una circunstancia similar.

Nos encontramos ante un residente de origen francés, viudo de 78 años, que vive en España desde hace 10 años. Este contribuyente presenta renta en nuestro país por la pensión que cobra de Francia, liquidando los impuestos pertinentes. Las dudas aparecen cuando esta persona ha vendido en Francia en marzo de este año 2018 una vivienda de su propiedad por 120.000 euros comprada en el año 1978 por un importe equivalente de 15.000 euros. La Hacienda francesa le ha cobrado unos 3000 euros en impuestos y ha generado unos 1000 euros en gastos por la venta. La pregunta es: ¿está obligado a declarar en la declaración de la renta del año 2018 que hará en España (modelo 100) el año 2019 el beneficio obtenido por la venta en Francia? ¿Tendría que declararlo como ganancia patrimonial aplicando la legislación española?

El Gabinete Jurídico de Asesor Excelente explica que, como residente en nuestro país, este contribuyente está obligado a tributar en nuestro país por la renta mundial. Por ello, la plusvalía obtenida en la venta del inmueble deberá ser incluida en la autoliquidación de IRPF, como Ganancia Patrimonial.

Para la determinación del importe de esta ganancia patrimonial se estará a lo establecido en la normativa del impuesto, y en particular, en lo previsto en los artículos 33 y siguientes y en la Disposición Transitoria Novena de la Ley 35/2006 del impuesto.

Respecto al impuesto satisfecho en Francia, de la cuota líquida del IRPF español podrá deducirse la deducción por doble imposición internacional prevista en el artículo 80 de la LIRPF:

“Artículo 80. Deducción por doble imposición internacional.

1. Cuando entre las rentas del contribuyente figuren rendimientos o ganancias patrimoniales obtenidos y gravados en el extranjero, se deducirá la menor de las cantidades siguientes:

a) El importe efectivo de lo satisfecho en el extranjero por razón de un impuesto de naturaleza idéntica o análoga a este impuesto o al Impuesto sobre la Renta de no Residentes sobre dichos rendimientos o ganancias patrimoniales.

b) El resultado de aplicar el tipo medio efectivo de gravamen a la parte de base liquidable gravada en el extranjero.

2. A estos efectos, el tipo medio efectivo de gravamen será el resultado de multiplicar por 100 el cociente obtenido de dividir la cuota líquida total por la base liquidable. A tal fin, se deberá diferenciar el tipo de gravamen que corresponda a las rentas generales y del ahorro, según proceda. El tipo de gravamen se expresará con dos decimales.”

Por base liquidable gravada en el extranjero debe entenderse las rentas netas, no los rendimientos íntegros.

¿Te ha resultado útil este supuesto? Si lo deseas, puedes formarte más en cuanto a la tributación de exportaciones e importaciones en nuestro Curso Monográfico sobre el Régimen de tributación de los intercambios internacionales de mercancías, bienes y servicios.

¡Haz clic para puntuar este contenido!
(Votos: 14 Promedio: 3.2)