IRPF: Gastos judiciales en la reclamación del cobro del alquiler 

Publicado 9 enero 2024 | Actualizado 14 febrero 2024 | 0 Comentarios

Al objeto de determinar los rendimientos del capital inmobiliario, el artículo 23.1 de la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas establece los gastos deducibles, que son objeto de desarrollo por el artículo 13 del Reglamento del Impuesto, aprobado por Real Decreto 439/2007.   

Respecto de esta materia, se ha planteado ante la Dirección General de Tributos una Consulta Vinculante V2159-23, de 21 de julio de 2023, en la que se analiza un supuesto en el que los propietarios de un inmueble, ante el impago de las 3 últimas mensualidades por parte del arrendatario, interponen una demanda judicial.  

Las concretas cuestiones que se plantean son las siguientes:   

  • deducibilidad de los gastos de abogado y procurador, e 
  • incidencia del importe de costas procesales, si el arrendatario es condenado a su pago.  
gastos judiciales reclamación

Gastos de abogado y procurador

En la contestación, la Dirección General de Tributos afirma que el artículo 13 del Reglamento considera necesarios para la determinación del rendimiento, y en consecuencia, deducibles, entre otros, los gastos de defensa de carácter jurídico relativos a los rendimientos.  

Por tanto, los gastos de abogado y procurador en los incurre el contribuyente en su demanda para el cobro del importe del alquiler son gastos deducibles, al objeto de la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario.  

Costas judiciales 

Respecto a las costas procesales, la incidencia tributaria se debe a que la parte vencedora restituya el gasto de defensa y representación en un juicio, constituyendo una ganancia patrimonial, conforme al artículo 33.1 de la Ley de IRPF. Dado que esta ganancia no procede de una transmisión, deberá integrarse en la parte general del impuesto.  

En cuanto a su cuantificación, el TEAC, en su Resolución para la Unificación de criterio, de 1 de junio de 2020 (RG 06582/2019), concluye que el litigante vencedor (el arrendador) podrá deducir del importe que reciba en concepto de costas los gastos en que haya incurrido con motivo del pleito.  

El importe deducible podrá alcanzar como máximo el importe que reciba, sin superarlo; con lo que, si se le resarcen todos los gastos calificables de costas, en puridad no habrá tenido ganancia patrimonial alguna.   

No obstante, la DGT ha matizado que, dado que los gastos de abogado y procurador se consideran deducibles de los rendimientos íntegros del capital inmobiliario, el importe deducible por este concepto no puede incidir para determinar la ganancia patrimonial correspondiente a la indemnización percibida por condena en costas. 

En consecuencia, si el arrendador ha minorado los gastos de abogado y procurador para determinar el rendimiento del capital inmobiliario, no podrá detraer tal importe de la ganancia patrimonial producida por la percepción de las costas. 

Autor: Equipo de redactores de Asesor Excelente.

Texto revisado por Dña. Victoria Palomo. Inspectora de Hacienda del Estado. Asesora de la Unidad Central de Coordinación de delitos. Agencia Estatal de la Administración Tributaria.

Si consideras que nuestro contenido es inexacto, dudoso o está desactualizado, puedes contactar con nosotros para realizar las correcciones necesarias.

¡Haz clic para puntuar este contenido!
(Votos: 0 Promedio: 0)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *