Se ha publicado por la Dirección General de Tributos la contestación a una consulta, de carácter vinculante (CV0486-22, de 10 de marzo), en la que se analiza la tributación en el Impuesto sobre el Valor Añadido de la operación consistente en la venta, mediante subasta por Internet, de un objeto, transformado por el artista mediante un programa informático (en este caso, Photoshop) y convertido en un bien digital único y original (NFT, non fungible tokens).

Es importante destacar que el objeto de la venta no son las ilustraciones en sí sino el NFT, esto es, tokens no fungibles que otorgan al comprador derechos de uso, pero, en ningún caso, los derechos subyacentes a la propiedad de la obra.

Partiendo de la consideración de empresario o profesional a efectos del IVA del creador del contenido digital objeto de comercialización, la DGT indica, en primer lugar, que ha de analizarse la actuación de la entidad encargada de la gestión de la subasta en línea, es decir, conocer en calidad de qué actúa, si en nombre propio o ajeno.

En este caso concreto, a pesar de la poca información ofrecida, la DGT entiende que la labor de intermediación llevada a cabo por la entidad encargada de la gestión de la subasta en línea es efectuada en nombre ajeno, de modo que la transacción objeto de consulta parece realizarse entre el consultante (el creador de la obra) y el comprador del bien o servicio digital correspondiente.

 

Naturaleza de la operación

 

Respecto a su naturaleza, la DGT descarta que los NFT objeto de consulta sean equivalentes a las criptomonedas y demás divisas digitales, dado que no se configuran como tales ni son bienes fungibles.

Tampoco procede calificar la venta de NFT como entrega de bienes, puesto que no tiene lugar la entrega física del archivo de imagen ni del propio archivo digital asociado al mismo, sino que el objeto de la transacción consiste en el propio certificado digital de autenticidad que representa el NFT.

En consecuencia, procede su calificación como prestación de servicios. Además, la DGT, teniendo en cuenta lo previsto en el artículo 69.Tres, ordinal 4º, de la Ley 37/1992 del IVA, califica esta operación como servicio prestado por vía electrónica.

De forma similar, se había pronunciado en los casos de un escultor que presta servicios de modelado digital (CV0716-16) y de un profesional que presta servicios de ilustración de forma digital (CV0025-21).

 

Tipo impositivo

 

En cuanto al tipo aplicable a este tipo de operaciones, será de aplicación el tipo impositivo general del 21 por ciento.

¡Haz clic para puntuar este contenido!
(Votos: 1 Promedio: 5)