En muchos casos, los negocios están ubicados en un mismo local que también se utiliza como vivienda. Si el empresario va a realizar una obra de ampliación en la segunda planta de este inmueble, por ejemplo, donde radica su domicilio, debe saber qué tipo de IVA se debe aplicar a dichas obras de reforma.

En este caso, deberán realizarse dos facturas diferentes. Una correspondiente a las obras para la vivienda y otra relativa a los trabajos realizados para el local comercial.En la ejecución de obra relacionada con la vivienda, se aplicará el tipo impositivo del 10 por ciento cuando se cumplan los siguientes requisitos (artículo 91. Uno.2.10 LIVA):

  • Que se trate de una ejecución de obra de renovación y reparación en edificios o partes de los mismos destinados a viviendas.
  • Que el destinatario sea persona física, actuando como consumidor final y que utilice la vivienda para uso particular, es decir, que sea su vivienda.
  • Que la construcción o rehabilitación de la vivienda a que se refieren las obras haya concluido al menos dos años antes del inicio de estas últimas.
  • Que la persona que realice las obras no aporte materiales para su ejecución o, en el caso de que los aporte, su coste no exceda del 40 por ciento de la base imponible de la operación.

Las circunstancias de que el destinatario de las obras de renovación y reparación no actúa como empresario o profesional, utiliza la vivienda para su uso particular y que la construcción o rehabilitación de la vivienda ha concluido al menos dos años antes del inicio de dichas obras, deben acreditarse mediante una declaración escrita firmada por el destinatario dirigida al empresario que efectúa las mismas, en la que haga constar, bajo su responsabilidad, dichas circunstancias. A su vez, el empresario que preste los servicios de renovación y reparación está obligado, en todo caso, a expedir una factura completa por dichas operaciones.

Respecto a las obras relacionadas con el local comercial, no se aplicará el tipo impositivo reducido, sino el general, puesto que en este caso, el destinatario estará actuando en el ejercicio de una actividad empresarial o profesional, pudiendo deducir el impuesto soportado de acuerdo con su régimen de deducción.