El Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), en su resolución de 21 de mayo de 2021, resuelve el recurso extraordinario de alzada para la unificación de criterio, en relación con la existencia de elementos necesarios para imponer una sanción tributaria, en el caso de entenderse rechazado un requerimiento de información por no haber accedido a su contenido, según la normativa de las notificaciones electrónicas.

 

¿Cuáles son los requisitos para la sanción tributaria por no atender un requerimiento?

 

El Tribunal Económico-Administrativo Regional de Madrid (en adelante TEAR), señala que, la desatención de un requerimiento, no puede ser sancionada cuando el obligado tributario no haya tenido conocimiento real del mismo. Es lo que sucede a su juicio en este caso, en el que aun estando obligado a recibir las comunicaciones de la AEAT por medios electrónicos, el contribuyente no accede a su contenido en los términos previstos en la normativa reguladora aplicable.

Se analiza la aplicabilidad de la sanción tributaria por infracción contenida en el artículo 203 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre (en adelante LGT), que a juicio del TEAR requiere una intencionalidad específica que difícilmente pueda darse en quien no conoce realmente la existencia de las actuaciones (el requerimiento notificado según la normativa de los medios electrónicos), aun habiéndose producido la notificación en forma debida.

La sanción tributaria del artículo 203 de la LGT mencionado se configura del siguiente modo:

 

«Artículo 203. Infracción tributaria por resistencia, obstrucción, excusa o negativa a las actuaciones de la Administración tributaria.

1. Constituye infracción tributaria la resistencia, obstrucción, excusa o negativa a las actuaciones de la Administración tributaria. 

Se entiende producida esta circunstancia cuando el sujeto infractor, debidamente notificado al efecto, haya realizado actuaciones tendentes a dilatar, entorpecer o impedir las actuaciones de la Administración tributaria en relación con el cumplimiento de sus obligaciones.

Entre otras, constituyen resistencia, obstrucción, excusa o negativa a las actuaciones de la Administración tributaria las siguientes conductas:

(…)

1. b) No atender algún requerimiento debidamente notificado.”

 

Y en el apartado segundo se establece que la sanción será grave.

Para el TEAR, la infracción tributaria requiere de:

  • Una intencionalidad específica, en su caso:
  • La finalidad de dilatar, entorpecer o impedir las actuaciones de la AEAT.

Interpreta el TEAR que difícilmente puede existir intencionalidad cuando no se conoce realmente la existencia de las actuaciones (aun cuando hayan sido realizadas en la forma debida).

 

Criterios y fundamentos aplicados por el TEAC

 

Los argumentos expuestos en el recurso en unificación de criterio se basan en que un obligado tributario que se encuentra obligado a recibir comunicaciones de la AEAT por medios electrónicos, al no acceder al contenido de los requerimientos de información notificados según la normativa de dichos medios, puede cometer la infracción tributaria analizada. Y ello porque el conocimiento “real” de las actuaciones no puede extraerse ni de la literalidad ni de la finalidad del precepto expuesto anteriormente.

 

En conclusión…

 

En el caso de que la notificación de un requerimiento de información se entienda rechazada como consecuencia de no accederse a su contenido en los términos previstos en la normativa reguladora de las notificaciones por medios electrónicos, puede concurrir el elemento subjetivo necesario a efectos de imponer la sanción por la infracción tipificada en el artículo 203 de la LGT, sin perjuicio de que puedan apreciarse, en su caso, las circunstancias de exoneración de responsabilidad a que se refiere el artículo 179 de la misma norma.

 

¿Quieres saber más?

Resolución del TEAC de 21 de mayo de 2021 (RG 3869/2020).