A raíz de varias publicaciones en redes sociales en torno a la tributación de las ayudas económicas otorgadas en virtud de la Ley de Dependencia, desde Asesor Excelente queremos arrojar algo de luz sobre este asunto.

Vamos a poner el caso de una persona que no tiene grado de discapacidad, pero tiene grado III según la Ley de Dependencia de la Comunidad de Madrid. Cuando le concedieron la ayuda, podía elegir una plaza en una residencia de ancianos o un dinero para que él eligiera la residencia que considera oportuna. La familia optó por la segunda alternativa y por ello cobran todos los meses 592 euros para pagar la residencia.

La Agencia Tributaria dice que «las ayudas económicas otorgadas por instituciones públicas a personas con un grado de discapacidad igual o superior al 65 % para financiar su estancia en residencias o centros de día, no tributan en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, si el resto de sus rentas no exceden del doble del indicador público de renta de efectos múltiples (14.910,28 €).

Se plantean entonces algunas cuestiones: ¿Con la Ley de la Dependencia existe el límite de los 14.910,28€? ¿Si un cliente tiene más de 14.910,28€ de rentas tiene que tributar por lo que cobre por la Ley de la Dependencia?

Se trata de dos supuestos de exención distintos. Efectivamente, la primera consulta es una exención contemplada en el en el artículo 7.i) de la LIRPF, segundo párrafo concretamente, en la que opera el límite del doble del IPREM. Y por otra parte, están las ayudas concedidas con arreglo a la Ley de Dependencia, que están totalmente exentas de tributación en el IRPF, con independencia de la cuantía. Ello, en virtud de lo dispuesto en la letra x) del mismo artículo 7 de la Ley del impuesto.

¡Haz clic para puntuar este contenido!
(Votos: 0 Promedio: 0)